JESUS RESUCITO – Lucas 24:1-12

PROPOSITO:

  • Afirmar nuestra fe en la resurrección de Jesús, que tiene significado para nosotros. La victoria sobre la muerte.

 

INTRODUCCION:

  1. Jesús es sepultado, Mateo 27:57-61
    1. Aseguran el lugar con soldados y sello romano, Mateo 27:65,66. (65) —Llévense una guardia de soldados —les ordenó Pilato—, y vayan a asegurar el sepulcro lo mejor que puedan. (66) Así que ellos fueron, cerraron el sepulcro con una piedra, y lo sellaron; y dejaron puesta la guardia.
  2. Jesús resucita siendo los mismos guardia testigo de la resurrección, Mateo 28:2-4. “(2) Sucedió que hubo un terremoto violento, porque un ángel del Señor bajó del cielo y, acercándose al sepulcro, quitó la piedra y se sentó sobre ella. (3) Su aspecto era como el de un relámpago, y su ropa era blanca como la nieve. (4) Los guardias tuvieron tanto miedo de él que se pusieron a temblar y quedaron como muertos.

    1. Y son los mismos soldados quienes niegan su resurrección, Mateo 28:11-15.
  3. El día domingo, es domingo de pascua, el mundo religioso, celebra la pascua cada año.
    1. Nosotros, los cristianos celebramos, la pascua cada domingo, 1 Corintios 5:7. Desháganse de la vieja levadura para que sean masa nueva, panes sin levadura, como lo son en realidad. Porque Cristo, nuestro Cordero pascual, ya ha sido sacrificado.”
    2. Es en la cena que anunciamos y celebramos la muerte y resurrección de Cristo. 1 Corintios 11:26. Porque cada vez que comen este pan y beben de esta copa, proclaman la muerte del Señor hasta que él venga.”

 

I. LA RESURRECCION DE JESUS ANUNCIADA POR LOS PROFETAS.

  1. La resurrección del Mesías había sido claramente anunciada por los profetas, Salmos 16:10, No dejarás que mi vida termine en el sepulcro; no permitirás que sufra corrupción tu siervo fiel.”; Hechos 2:25-31; 13:34-37.
  2. Y Jesús mismo profetizo su resurrección misma, Mateo 16:21, Desde entonces comenzó Jesús a advertir a sus discípulos que tenía que ir a Jerusalén y sufrir muchas cosas a manos de los ancianos, de los jefes de los sacerdotes y de los maestros de la ley, y que era necesario que lo mataran y que al tercer día resucitara.”; Mateo 17:9, Mientras bajaban de la montaña, Jesús les encargó: —No le cuenten a nadie lo que han visto hasta que el Hijo del hombre resucite.”; Mateo 20:19, “…y lo entregarán a los gentiles para que se burlen de él, lo azoten y lo crucifiquen. Pero al tercer día resucitará.»”; Mateo 26:31,32 (31) Esta misma noche —les dijo Jesús—todos ustedes me abandonarán, porque está escrito: »“Heriré al pastor, y se dispersarán las ovejas del rebaño.” (32) Pero después de que yo resucite, iré delante de ustedes a Galilea.”

 

II. LA RESURRECCION COMO EL CENTRO DE NUESTRA FE.

  1. La resurrección de Jesús es el centro de la fe cristiana. Constituye un hecho histórico comprobado, la resurrección esta perfectamente de acuerdo con todo lo que los evangelios dicen acerca de Jesús. Si no hubiese resucitado las enseñanzas de Jesús hubieran perdido valor y el Nuevo Testamento le faltaría algo, lo principal; porque la resurrección de Jesús confirma todas sus enseñanzas.
  2. 1 Corintios 15:13-17, (13) Si no hay resurrección, entonces ni siquiera Cristo ha resucitado. (14) Y si Cristo no ha resucitado, nuestra predicación no sirve para nada, como tampoco la fe de ustedes. (15) Aún más, resultaríamos falsos testigos de Dios por haber testificado que Dios resucitó a Cristo, lo cual no habría sucedido, si en verdad los muertos no resucitan. (16) Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo ha resucitado. (17) Y si Cristo no ha resucitado, la fe de ustedes es ilusoria y todavía están en sus pecados.” Si Jesús no resucito:
    1. Vana es nuestra fe
    2. Vivimos en nuestros pecados.
    3. En vano murieron, los que hoy se llaman testigo de su resurrección.

 

III. EVIDENCIA DE LA RESURRECCION.

  1. Evidencia del Nuevo Testamento, es decir, testigos oculares de su resurrección.
    1. Maria Magdalena, Marcos 16:9, Apariciones y ascensión de Jesús Cuando Jesús resucitó en la madrugada del primer día de la semana, se apareció primero a María Magdalena, de la que había expulsado siete demonios.”
    2. Otras mujeres, Mateo 28:9, En eso Jesús les salió al encuentro y las saludó. Ellas se le acercaron, le abrazaron los pies y lo adoraron.”
    3. Simón Pedro, 1 Corintios 15:5, “…y que se apareció a Cefas, y luego a los doce.”
    4. Dos discípulo, Lucas 24:13-15, (13) De camino a Emaús Aquel mismo día dos de ellos se dirigían a un pueblo llamado Emaús, a unos once kilómetros de Jerusalén. (14) Iban conversando sobre todo lo que había acontecido. (15) Sucedió que, mientras hablaban y discutían, Jesús mismo se acercó y comenzó a caminar con ellos…”
    5. Diez discípulos, véase Juan 20:19-25.
    6. Tomas, Juan 20:26-29, (26) Una semana más tarde estaban los discípulos de nuevo en la casa, y Tomás estaba con ellos. Aunque las puertas estaban cerradas, Jesús entró y, poniéndose en medio de ellos, los saludó. —¡La paz sea con ustedes! (27) Luego le dijo a Tomás: —Pon tu dedo aquí y mira mis manos. Acerca tu mano y métela en mi costado. Y no seas incrédulo, sino hombre de fe. (28) —¡Señor mío y Dios mío! —exclamó Tomás. (29) —Porque me has visto, has creído —le dijo Jesús—; dichosos los que no han visto y sin embargo creen.”
    7. Siete discípulos, Juan 21:1,2, (21) Jesús y la pesca milagrosa Después de esto Jesús se apareció de nuevo a sus discípulos, junto al lago de Tiberíades. Sucedió de esta manera: (12) Estaban juntos Simón Pedro, Tomás (al que apodaban el Gemelo), Natanael, el de Caná de Galilea, los hijos de Zebedeo, y otros dos discípulos.”
    8. Once discípulos, véase Mateo 28:16-20; Hechos 1:3-8.
    9. Quinientos hermanos, 1 Corintios  15:6, Después se apareció a más de quinientos hermanos a la vez, la mayoría de los cuales vive todavía, aunque algunos han muerto.”
    10. Jacobo, 1 Corintios 15:7, Luego se apareció a Jacobo, más tarde a todos los apóstoles…”
    11. Saulo de Tarso, 1 Corintios 15:8, “…y por último, como a uno nacido fuera de tiempo, se me apareció también a mí.”; Hechos 9:1-8.
  2. Estos fueron los testigos de la resurrección de Cristo.

 

CONCLUSION:

  1. La resurrección de Jesús es una manifestación más de su poder y su divinidad, ningún hombre por si solo podría resucitar. Solo Cristo tuvo poder para hacerlo.
  2. La muerte y resurrección de Jesús forman parte del plan divino, 1 Corintios 15:20, Lo cierto es que Cristo ha sido levantado de entre los muertos, como primicias de los que murieron.”

____

  • Los textos usados es tomado de la Nueva Versión Internacional.
Share Button
Esta entrada fue publicada en Bosquejos, Sermones y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *