ESCUCHA EL FIN DE TODO EL DISCURSO – ECLESIASTES 11,12

46-Pin249-HLMINTRODUCCIÓN:

  1. Salomón probó todas las cosas y aprendió, a fuerza de errores, como también por sabiduría y experiencia, que era lo que realmente importaba y lo que no.
  2. Se propuso a investigar la felicidad y fue metódico, casi científico, en el modo como realizó tal investigación.
  3. El contenido de Eclesiastés 11 y 12, despeja cualquier duda en el sentido de que las respuestas a las preguntas de la vida se encuentran en Dios. “Del Señor es la tierra y su plenitud,” (Salmos 24:1). Todos somos creación de Dios.
  4. Si queremos saber por que estamos aquí, solo necesitamos consultar el manual del dueño de la creación, la Biblia.

 

CONFÍE EN DIOS, (11:1-6).

  1. (11:1). Echar el pan sobre las aguas es una acción que no parece tener sentido. Este solo flota por algunos segundos y luego desaparece para siempre.
    1. ¿Qué provecho podría haber en echar el pan sobre las aguas? Lo que Salomón estaba ilustrando era. Que hay ciertas obras que parecen tan inútiles que no existe razón para hacerlas. No siempre podremos ver los resultados de lo que estamos haciendo.
    2. Somos incapaces de medir los resultados, porque no conocemos lo que Dios hará con nuestras obras.
    3. No podemos entender la forma como Dios opera, (1 Corintios 3:6).
    4. Si nos mantenemos trabajando para Dios, incluso cuando parece inútil, eventualmente recogeremos los beneficios.
  2. Luego, encontramos este consejo: “Reparte a siete, y aun a ocho; porque no sabes el mal que vendrá mañana” (11:2).
    1. Los números “siete” u “ocho”, se usan como números indefinidos, con lo cual da entender “tantos como haya”.
    2. Debemos hacer todo el bien que podamos, pues, no sabemos cuando tendremos necesidad de ayuda.
  3. No podemos confiar en los elementos naturales. (11:3,4).
    1. Esto es que lo que depositen demasiada confianza en las leyes naturales, bien podría ser que no logren nada.
  4. No podemos entender lo que sucederá en la vida, (11:5).
    1. Tampoco podemos entender las obras de Dios, el cual hace que estas cosas sucedan.
    2. No podemos permitir que nuestra falta de entendimiento nos impida realizar nuestra labor.
    3. Debemos de comenzar a trabajar por la mañana y seguir tan diligentes en ello por la tarde, así como en la mañana.
  5. Puede que la semilla sembrada por la tarde sea tan productiva como la que se siembre por la mañana, (11:6).

 

REGOCÍJATE EN EL SEÑOR HOY, (11:7-10).

  1. Es maravilloso disfrutar de la vida, (11:7,8).
    1. La expresión “ver el sol” significa por lo general “disfrutar de la vida”
    2. En el versículo 8, se nos habla de que vivamos tanto cuanto podamos y que nos regocijemos de la vida cada día.
  2. Es probable que la frase “los días de tinieblas” se refiera a los días que se pasaran en el sepulcro, (9:10). Véase 12:5.
    1. El estar percatados de que moriremos debería motivarnos a vivir la vida al máximo de su plenitud.
    2. El hallar gozo en la vida no debe confundirse con la rebeldía del que goza de los deleites del pecado, (Hebreos 11:25).
    3. También desea que nos deshagamos de la maldad de nuestra carne.
    4. El vivir lleno de gozo es un vivir justo. Es inútil tratar de vivir llenos de gozo enredándonos en los deleites del pecado.

 

RECUERDA A DIOS CUANDO AUN ERES JOVEN, (12:1-8).

  1. La mejor honra que le podemos dar a Dios es la que le demos antes de la vejez, (12:1).
    1. Es más difícil disfrutar de la vida cuando sé es anciano, y más si lo es, sino se tiene a Dios.
    2. La mayoría de los que llegan a la vejez sin Dios, mueren sin él.
    3. La estadística demuestran que entre más edad tenga una persona, menos posibilidad tendrá está de que se convierta a Cristo.
  2. ¿Por qué es menos probable para la gente de mayor edad, volverse a Dios? En los versículos del 2-7, encontramos una serie de metáfora que se refieren a los resultados del envejecimiento:
    1. “Los guardas de la casa”, Las manos comienzan a temblar.
    2. “Los hombres fuertes”, Las piernas se comienzan a encorvar.
    3. “Las muelas”, Los dientes comienzan a cesar.
    4. “Las ventanas”, Los ojos se oscurecen.
    5. “Las puertas de afuera se cerraran, por lo bajo del ruido de la muela”, Los oídos pierden agudeza para oír.
    6. “Tienen un sueño tan ligero, que el canto de un ave los puede despertar por la mañana”.
    7. “Todas las hijas del canto serán abatidas”, La voz pierde su escala musical.
    8. El temor a las alturas aumenta con la edad.
    9. “Florecerá el almendro”, El cabello se torna canoso.
    10. “La langosta será una carga”, No podrá echarse cargas pesadas al hombro.
    11. “Se perderá el apetito”, su apetito disminuirá.
    12. Sabe que vendrá pronto el día cuando irán a su morada eterna y los endechadores andarán por las calles.
  3. En (12:6), la muerte se ilustra mediante dos figuras: “La cadena de plata se rompa… y el cántaro se quiebre”. (Véase 12:7,8; Génesis 2:7).
  4. Lo que hayamos planeados hacer para Dios, debemos hacerlo antes de que llegue ese tiempo. Cualquier preparación que hagamos para la eternidad debe de hacerse antes de ese tiempo. Entonces, es en nuestra juventud donde Dios nos pide que hagamos todo lo que tengamos planeados. Por que en la vejez es difícil poder hacerlo.
  5. La vida en la que se descuida la preparación, es inútil y vana al final de cuentas.

 

RECONOZCA LA VERDAD, (12:9-14).

  1. Salomón, recopiló muchos proverbios para enseñarles a su pueblo. Busco la mejor manera de comunicar sus palabras de verdad y justicia, (12:9,10).
  2. Las palabras del sabio son como el aguijón que compunge la conciencia y motiva a la acción, (12:11). (1) Un aguijón era una vara con una punta aguda en sus extremos, la cual se usaba para andar los bueyes.
  3. Salomón paso luego a amonestar a su hijo en el sentido de ponderar cuidadosamente lo que iba a ser enseñado, (12:12).

 

CONCLUSION:

  1. La conclusión a la cual llegó Salomón debería ser nuestra propia conclusión: “Teme a Dios, y guarda sus mandamientos”.
  2. ¡De esto se trata la vida! El más sabio camino que se puede escoger es vivir nuestras vidas para él y estar preparados para el día del juicio, (Mateo 25:31-46).
  3. Pablo habló del día cuando “Dios juzgará por Jesucristo lo secretos de los hombres”, (Romanos 2:16).
  4. Los que temen a Dios y guarden sus mandamientos tendrán causa para gozarse, cuando tal día llegue, (1 Pedro 4:13).

___

  • Adaptado.
  • Imagen tomada de: http://pinterest.com/mh2l
Share Button
Esta entrada fue publicada en A considerar, Sermones y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *